Bodegón de esquina
como animal de un tótem
de la horda de borrachos pimitiva.

Es como un Olimpo
un oráculo de Delfos,
un reducto panaceico en el centro.

Coro:
Es en la Buena Medida.
Hay magia en esa esquina.

Su fachada intenta
reflejar los años ’30
encarnando una caverna posmoderna.

Familiares gruesos
que los habitués convierten
en fetiches dionisíacos eternos.

Coro

Fui a parar al mito de sus mesas.
Fui a parar a la bodega más vieja.

Fija en la pantalla
de Crónica escupiendo
loterías y carreras de Palermo.

Y en primera plana
de La Capital figura
como un karma la derrota y el infierno.

Coro